LOS CASACAS MARRONES

Series, muchas series.

sábado, 18 de julio de 2009

Torchwood. Children of Earth


Durante la semana pasada se estreno la tercera temporada de Torchwood, desde el día 6 hasta el 10 de julio se emitieron los 5 únicos capítulos que conforman esta temporada, titulados “Día Uno”, “Día Dos”, y así respectivamente hasta llegas al fatídico “Día Cinco”.

Tras el relativo fracaso de la segunda temporada, se ha optado por un formato de miniserie, alejándose de la habitual estructura de la serie de 13 capítulos más o menos autoconclusivos, donde se nos narra el intento de invasión de una raza alienígena que utiliza a los niños de la tierra para anunciar su llegada. A partir de aquí, los miembros de la dañada, Torchwood intentara desvelar las autenticas intenciones de esta raza con la intención de detenerla, aunque con ello tengan que enfrentarse al propio gobierno que les sustenta, y tengan que hacer duros sacrificios.


Para quien no lo sepa, Torchwood, es un spin-off del nuevo Dr Who, creado, por supuesto, por Russel T. Davies, para la BBC, y pretende ser una visión más seria, oscura y adulta de su predecesora, y en esta tercera temporada lo consigue, con creces.

La acción se sitúa en Cardiff (País de Gales), donde se encuentra, la sede de una agencia secreta llamada Torchwood, que investiga incidentes extraterrestres en la tierra y que se apropia de la tecnología extranjera para “proteger” a Inglaterra, en el futuro. Fue la mismísima reina Victoria quien creó el instituto de Torchwood en 1879, tras su encuentro con el Dr Who en el episodio segundo de la segunda temporada de la serie.
Aunque supuestamente hay mas sedes por toda Inglaterra, se centra en esta sede, la capitaneada por el Capitán Jack Harkness, personaje que conocimos en la segunda temporada del Doctor Who. Los otros miembros de este “equipo” de esta temporada son Gwen Cooper (Eve Myles), y Ianto Jones (Gareth David-Lloyd).


No hay duda que Torchwood ha ido ganando en calidad, y es que de la poco acertada primera temporada, donde no ofrecía lo que prometía, se paso a una más que correcta segunda que explotaba mejor las sus posibilidades de la historia, los personajes, y el horario nocturno, y aunque no conseguia despegar del todo, si que empieza a presentándonos, lo que se decía de ella, una serie adulta de ciencia ficción en cierto modo realista, donde se compagina el drama, la aventura y el humor.

Pero es al final en “Children of Earth” donde Russel T. Davies ha aprovechado todas las posibilidades que podía dar la serie a casi un 100 % , por lo que momentos durísimos nos depara esta temporada, donde nada ni nadie está a salvo de los “malvados” guionistas, y es que se podría decir que han querido acabar con Torchwood, con esta supuestamente última temporada de la serie (aunque por el éxito que han tenido en critica y publico, puede que este no sea el fin).


Estos cinco episodios han sido una grata sorpresa, en donde se ha podido ver los momentos más angustiosos, terroríficos, y dramáticos de la serie.
Desde su comienzo se entreveía mas oscuridad, a pesar de su supuesta “alegría” y ligereza en la historia y los personajes, pesaba, y mucho, los últimos acontecimientos de la temporada anterior, por lo que junto a lo que se veía venir, pronto todo se transformara en una cruda sucesión de acontecimientos, en donde vemos a un gobierno y sociedad más corrupta y decida a salvarse a sí misma, cueste y pese lo que pese, que nunca; y a Jack mas torturado y sufridor por sus errores y decisiones pasadas (y futuras decisiones que deberá tomar para el bien del mundo que no precisamente su bien) que en temporadas pasadas.

Los personajes siguen una evolución increíble, van creciendo y pasando sus vidas, al mismo tiempo que se desarrolla la historia, aunque sin duda, es Gwen y Jack quien mejor tratados están, mi adorado Ianto ha ido progresando poco a poco y teniendo cada vez más protagonismo (aunque mi mayor interés sigue siendo Jack, del que siempre descubrimos algo de su pasado, vida y verdadera personalidad, en cada temporada, y esta no podía ser menos).


La única pega que pondría a “Childen of Earth” es su precipitado final, y es que aunque se consigue una increíble evolución de los hechos en toda la historia, no solo manteniendo el interés y calidad, sino aumentándola progresivamente, el último episodio y los últimos acontecimientos se desarrollan demasiado deprisa, sin casi poder asimilar lo sucedido, por lo que un episodio más hubiera venido mejor, o quizá incluso dos, para contemplar mejor las consecuencias de los sucedido, aunque espero que esto, quizá, se desarrolle profundice en un futuro, tanto en alguno de los especiales del Doctor que nos queda, o en las próximas aventuras del Capitán Jack Harkness.


Puntuación 8/10

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal